Jamón ibérico

Consejos para comprar un buen jamón de bellota – El blog de Monteregio

El jamón de bellota es uno de los manjares más apreciados de nuestra gastronomía. Pero a la hora de comprarlo, ¿sabes cómo elegir el de mayor calidad? ¿o en qué te debes fijar exactamente para que la compra que realices sea la que deseas y no te timen?

A continuación, te proporcionamos algunos consejos para que compres el jamón más sabroso y que “no te den vaca por buey”. Es evidente que conocer la terminología del jamón es básico para la adquisición de la pieza. ¿Quieres descubrir estas recomendaciones? ¡Apunta!

Diferencia entre pata y paleta

En primer lugar, es necesario diferenciar entre pata y paleta. Cuando hablamos de jamón, estamos haciendo referencia a las patas traseras del cerdo, pero, por el contrario, las paletas son las patas delanteras. 

A simple vista, las paletas son más pequeñas (pesan entre 4 y 5.5 kilos) y el jamón es más grande (de 6.5 kilos a 8.5 kilos). Asimismo, su tiempo de curación es diferente, el de la pata es menor. Ahora bien, solo los paladares más suculentos podrán diferenciar entre un sabor y otro, ya que es prácticamente idéntico.

Etiquetado

Como ya comentamos en un artículo anterior donde os explicábamos los tipos de jamón, es necesario diferenciar el etiquetado de las piezas. ¡Os lo recordamos!

  • Etiqueta negra: son jamones que proceden de cerdos ibéricos de pura raza y alimentados con bellotas.
  • Roja: son aquellos jamones que provienen de cerdos alimentados con bellotas, pero con un 50% de pureza de raza.
  • Verde: son jamones cuya procedencia es de cerdos ibéricos de cebo de campo.
  • Blanca: son los jamones que provienen de cerdos ibéricos alimentados con pienso únicamente.

¡Fíjate en el peso!

Nunca te olvides de esto: los mejores jamones son aquellos que pesan más de 8 kilos, aproximadamente. ¿Por qué? Básicamente porque necesitan mayor tiempo de curación y su nivel de grasa es mayor

Normalmente, el dato de la curación debe estar escrito y visible en la parte superior de la corteza o también grabado a fuego con el sello MAPA, del que ya hablaremos en otro artículo.

El tocino, un indicador fiable

La grasa externa del jamón nos ayuda a identificar que el jamón es ibérico y de bellota, sobre todo lo sabemos gracias a su textura y color. Tiene que ser suave al tacto y se debe poder “introducir los dedos” cuando presionemos y dejar que se hunda y que vuelva a su posición natural. 

Asimismo, el color debe ser amarillento u oro debido a los procesos oxidativos de maduración del jamón.

Una vez cortado, ¿cómo puede ser? 

Cuando se corta la pieza, el jamón de bellota debe tener un color rojo intenso y brillante. Asimismo, podrás apreciar las vetas de grasa en su interior. Si las puedes ver, ¡es buenísima señal y el jamón es de calidad! 

Ahora que ya tienes claro en qué fijarte a la hora de comprar un jamón, ¡no lo dudes y compra el mejor! Recuerda la marca Monte Regio en esos momentos 🙂 Y si quieres acompañarlo con un buen maridaje, ¡prueba nuestro vino rosado Vidiago! A diferencia de lo que se cree, el vino tinto no es el mejor acompañante para degustar un buen jamón de bellota. Para eso tenemos los vinos blancos o rosados, que son el compañero ideal de este plato.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *