Jamón ibérico

¿Conoces las partes del jamón?

partes del jamón ibérico

¡Seguimos con los posts para convertirte en un experto jamonero! En este artículo, vamos a indicarte las partes del jamón para que sepas identificar cada una de ellas y no tengas ningún problema a la hora de saber cómo cortar la pieza correctamente o, por ejemplo, ser consciente de qué parte tiene más grasa, cuál hay que eliminar, etc.

Ante todo, debes tener en cuenta que cada una de las partes del jamón ibérico o serrano nos ofrece unas características organolépticas de carne distintas. Es decir, sus cualidades no son iguales en la maza que en la contramaza, por ejemplo.

¿Cuáles son las partes del jamón?

El jamón cuenta con 6 partes diferenciadas: la maza, la contramaza, la punta, la babilla, el jarrete y la caña. Vamos a desglosar cada una de ellas para que tengas claro cuál es cuál.

  • La maza: es la zona del jamón más jugosa y la que presenta mayor cantidad de carne. Es la parte que tiene más infiltración de grasa y la que tiene más magro. ¡Por eso es la más rica! Por supuesto es la que mayor rendimiento nos proporcionará a la hora de cortar el jamón.
  • La contramaza: como su propio nombre indica, es la parte opuesta a la maza y separada de ella por el hueso coxal. También presenta gran infiltración de grasa, pero generalmente suele estar más curada que la anterior. Además, su corte es más complicado por la delimitación con el hueso. En cualquier caso, también es una zona muy sabrosa.
  • La punta: en esta parte se concentra mucha grasa y sal, ya que los jamones cuelgan desde el otro extremo y van cayendo los fluidos grasos hacia la punta. Su carne tiene mucho sabor y jugosidad, pero interesa más cortarla en lonchas pequeñas para apreciarlo mucho más.
  • La babilla: está delimitada por los huesos coxal y fémur. Es la zona más cercana a la pezuña, junto con la caña. Es la zona que tiene menos infiltraciones de grasa, por lo que es la parte más seca del jamón. Asimismo, tiene menos carne y ofrece menos rendimiento a la hora de cortarla. 
  • El jarrete y la caña: son las partes más difíciles de comer, ya que son las que tienen más nervio, es decir, las zonas más fibrosas. De todas formas, su sabor, es el más intenso y sabroso, con una riqueza enorme de matices. Tradicionalmente, estas partes se suelen cortar en tacos para aprovecharla bien.

Si te ha gustado nuestra entrada, no olvides que en el blog de Monte Regio tenemos otros artículos relacionados con el jamón que pueden resultarte muy interesantes, además de un sin fin de recetas para incorporar en tu cocina. Ah, ¿sabías que en la web de Monte Regio, aparte de jamones, también vendemos utensilios de cocina? ¡Descúbrelos!

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *